miércoles, 21 de diciembre de 2011

Mi querida Martina.





Es muy curioso, pensaba que a estas alturas de temporada y con la cantidad de agua que hay en la marjal del moro, iba a ser imposible pillar a mi amigo martín pescador (martina en este caso), pero debe de ser suerte o que me echa de menos.