viernes, 27 de febrero de 2015

Por los arrozales.

Una casa de labranza semiderruida, de las muchas que hay en los arrozales de la zona de la Albufera de Valencia.
Hacía mucho tiempo que no iba por esa zona, tan querida por mí.
Ahora ya han quitado el agua de los campos, para prepararlos para el "fangueo", grabajo que consiste en que unos tractores con una rudas especiales de hierro, mueven el fango, para oxigenar el suelo. Después viene la plantación del arroz.