domingo, 24 de abril de 2011

Por la tarde.



En efecto, por la tarde pude volver por si podia cazar a los abejarucos con mejor luz y, aunque se puso enseguida a llover, algo pude hacer: