miércoles, 16 de abril de 2014

La ermita de Contelles.

Un compañero de trabajo y amigo, Gerardo Contelles, me indicó esta localización, que él y su señora habían aprovechado para hacer una sesión fotográfica previa a su boda. Solo era cuestión de tiempo poder acercarse para hacer una sesión nocturna a la ermita.
Fuí con mis colegas Miguel, Marco y Luis.
Enseguida nos dimos cuenta que la cosa era complicada, ya que había mucha contaminación lumínica, farolas encendidas y diferentes temperaturas de color, que junto a las dificultades de encuadre hacian un reto con muchas complicaciones.
Pero como siempre decimos, hay que atreverse a torear en todas las plazas y con todos los toros.

4 comentarios:

JGBiot dijo...

Unes nocturnes molt guapes,la segona és la que mes m'agrada. Salutacions."

Marco dijo...

Doy fe a todo lo que dices. Lugar complicado de fotografiar por esa iluminación y por el poco espacio que existía para moverse.
Bueno te voy a tener que llamar "maestro" por que observo que has toreado bien todos los obstáculos, realizando una buena faena. Ole
Hablamos.

José Luis Navarro Cabo dijo...

Muy buenas Vicente, veo que has decidido mantener mas o menos las temperaturas de color de captura de cámara, las luces muy bien controladas así como los encuadres que son de auténtico maestro, lo de las dificultades que siempre nos quejamos diría que sirven para hacer mas interesante la sesión, me gusta que sea así.
Saludos

Pere Soler dijo...

Tens raó, aquestes faroles no ajuden gens però per exemple la segona, té una força brutal.
Salut!