miércoles, 16 de abril de 2014

La ermita de Contelles.

Un compañero de trabajo y amigo, Gerardo Contelles, me indicó esta localización, que él y su señora habían aprovechado para hacer una sesión fotográfica previa a su boda. Solo era cuestión de tiempo poder acercarse para hacer una sesión nocturna a la ermita.
Fuí con mis colegas Miguel, Marco y Luis.
Enseguida nos dimos cuenta que la cosa era complicada, ya que había mucha contaminación lumínica, farolas encendidas y diferentes temperaturas de color, que junto a las dificultades de encuadre hacian un reto con muchas complicaciones.
Pero como siempre decimos, hay que atreverse a torear en todas las plazas y con todos los toros.

Publicar un comentario