lunes, 26 de agosto de 2013

Castell de Prades.

Hace más de un año que queríamos ir al Castell de Prades, pero por unos motivos u otros siempre se había complicado la cosa.
Ahora que estaba de vacaciones era muy buena época, pero la verdad es que ha sido para mí un verano muy complicado por asuntos familiares.
Decidimos ir a ver los encuadres posibles con luna llena, sabiendo que la luz no iba a ser la mejor. La primera contrariedad es que, a la hora que fuímos la vía láctea no era posible incluirla en el encuadre por la existencia de un acantilado en la zona donde colocarse convenientemente.
Pero algo se pudo hacer.
Ya tenemos escusa para volver sin luna llena y a horas mas adecuadas para captar la via láctea.


Con la grata compañía de mi colega Luis y de inumerables mosquitos que nos cosieron a picotazos.
Publicar un comentario