miércoles, 26 de diciembre de 2012

Les Rotes.

Esta escapada a la cala de Les Rotes la tenía pensada desde hace bastante tiempo, ya que tenía calculado cuando habría marea baja a la hora del amanecer. Además la previsión era que hubiera nubes, con lo que se alinieban todos los astros para tener un dia faborable. Pero a veces se tuercen las cosas de un forma surrealista. Para comenzar casi llegamos tarde ya que casi todo viaje lo hicimos con una espesa y peligrosa niebla. Pero la sorpresa fué que no había marea baja y las piedras que queríamos captar destapadas, estaban cubiertas por el agua ???? Para colmo de males, se me aflojó el tornillo de sujeción horizontal de la rótula y se cayó al agua, no sé si podré recuperarla. Pero siempre hay que hacer de tripas corazón e intentar sacar partido de lo que tienes a mano. De nada sirve lamentarse de lo inevitable.
Publicar un comentario