martes, 25 de mayo de 2010

Desolación.



No se que tienen las fábricas abandonadas que ejercen un poderoso efecto de atracción.
Publicar un comentario