martes, 19 de mayo de 2009

Amanecer con naranjas.





Hay veces que madrugar tiene su recompensa.
Madrugar, ir a la playa de mi pueblo y encontrarte con esos colores hace que valga la pena el sueño perdido.
Publicar un comentario